La Gran Muralla China:

Quiero comenzar este articulo con un dicho que me gusta mucho de Mao Zedong, El Presidente Comunista Y Fundador de la República Popular de China en el Siglo XX que dice: “QUIEN NO HAYA ESTADO EN LA GRAN MURALLA CHINA, NO ES UN VERDADERO HOMBRE” cosa que me engrandece mucho, porque para mí es un verdadero placer contarles como fue esta aventura tan bonita, una de las 7 maravillas del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el monumento más representativo de China, el más visitado por todos los turistas y famosa a nivel mundial.

Este grandioso monumento fue construido y reconstruido de entre el siglo VII a.C y en el siglo XVI, tiene 8 mil kilómetros de largo aproximadamente, pero solamente una pequeña parte tiene acceso para ser visitada por los turistas.

La zona habilitada se llama Badaling, la primera parte de la muralla abierta al público, y es la única parte de la muralla que fue reconstruida, es decir si piensas que esta montada en un lugar que tiene miles de años, pues no es del todo así, ya que gran parte es nueva reconstruida con una maqueta de lo que fue anteriormente, tienes otra zona que está todavía original pero en ruinas, aunque a mi parecer, es más bonito verla reconstruida ya que así podemos tener la impresión de como algún día lo fue.

Esta gigantesca obra fue construida con la intensión de defender el territorio y la cultura China de la invasión y los pueblos Mongoles del Norte, liderados por la dinastía Kan.

La entrada es la Gran Muralla es relativamente económica, son 45 yuanes, que vienen siendo unos 8 dólares aproximadamente, digo económica comparándola con otros atractivos turísticos que conocí en China.

Esta es una visita obligatoria si vas a China, lo primero que tienes que hacer es llegarte hasta Pekín, y desde allí tienes dos opciones, una en taxi que es la más fácil y cómoda de todas, tardas una hora aproximadamente en llegar si vas desde Pekín, lo único malo es que allí los taxistas casi nadie habla inglés, este lo puedes contratar en el hotel directamente, te llevan ida y vuelta y el precio es entre 500 y 600 yuanes.

La otra opción un poco más económica que también la tienen todos los hoteles es ir en bus turísticos con guías, pero este paseo lo hacen con paradas en fábricas artesanales y tiendas en el camino que te hacen perder mucho tiempo, también hay algunas opciones en internet con guías turísticos en español, que tienes que reservar con tiempo.

Al llegar allí todo es super bonito, es impresionante ver como el ser humano pudo haber llegado hacer tan majestuosa creación, sobre todo en aquellos tiempos de los años catapum, aparte está rodeado de unos paisajes super hermosos, con una naturaleza infinita que te pierdes en el horizonte y aire fresco, aparte estuvo genial ya que lo hice en compañía de mi mejor amiga de la infancia y su pareja, y en grupo es más bonito y divertido, ya que íbamos juntos explorando el camino charlando y tomado una cervecitas frías que puedes ir comprando en los puesticos de bebidas que habían en el camino.

En la entrada de la Muralla hay como un mini Bazar, esta todo lleno de tiendas de souvenirs y restaurantes de comidas típicas del país, tienes dos entradas una a la derecha que es donde va todo el mundo y otra hacia la izquierda que no va casi nadie y es porque por hay es una parte de la muralla pero llegas a un final sin salida y toca regresarte, así que mejor coge de una vez por el lado derecho que es donde va todo el resto de los turistas.

Ten mucho cuidado con los horarios, porque nosotros llegamos un poco tarde, es decir después del medio día, y nos fuimos caminando hasta donde pudimos y después nos costó regresar, porque toca regresar por el mismo sitio no hay otra, y casi nos quedamos encerrados porque de regreso, la salida es por un tobogán, que cuando regresamos ya estaba cerrado, y si lo cierran toca bajar por un camino entre las montañas, y casi nos perdimos, parece fácil pero no lo es, sin darnos cuenta casi nos coge la noche, estábamos perdidos en esa selva, por un momento pase un susto inmenso, pero a la final logramos salir.

Lo que si te digo es que lleves algo de refrigerio, bebidas agua, acuario, o en mi caso estaba tomando cervecitas jejeje, lo digo porque hay mucho que caminar, pero si vas a la zona reconstruida tienes puesticos donde venden bebidas en el camino, también te recomiendo llevar ropa y calzado cómodos para caminar bastante y estar bien en forma, porque el paseo es bastante largo ida y vuelta, si lo quieres hacer completo.

Ya de una vez te digo que hay muchísima gente, esta todo lleno de turista, es casi imposible hacer una foto sin que haya nadie atrás, nosotros tuvimos suerte porque llegamos tarde y ya casi todo el mundo estaba de salida prácticamente al regresar, no había casi nadie, pero van grupos grandes con los guías hablando por los megáfonos explicando todo a los turistas, e incluso van grupos chinos disfrazados haciéndose fotos con la gente, así que está pendiente si te vas hacer fotos con ellos ya que hay algunos que cobran por las fotos, aunque estas cosas son prácticamente inevitable en la mayoría de todos los sitios turísticos más importantes del mundo.

Pero como todo tiene solución en esta vida, y lo que quieres es visitar la muralla China en plan tranqui y sin tanto estrés, tienes otra sección de la Muralla que se llama Front Jiankou, esta zona es un poco más rustica, pero tal vez eso es lo que la hace más original, ya que no está reformada, son las verdaderas ruinas, en este lugar no suele venir mucha gente y lo mejor de todo es que no se paga entrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *